Suele ser habitual en procedimientos judiciales la solicitud de contraanálisis cuando por ejemplo se trata de concluir sobre pruebas biológicas. Igualmente, se puede valorar y concluir sobre informes periciales previamente aportados en un proceso bien sea por un psicólogo forense de parte o asignado judicialmente. La finalidad es encontrar concordancia, omisiones o errores en los que haya podido incurrido el perito al momento de confeccionar su informe pericial. No en pocas ocasiones son efectuados con escaso o nulo rigor metodológico estableciéndose conclusiones arriesgadas con muy dudosa fundamentación y argumentación poniendo en claro entredicho su valor judicial.

Por increible que parezca también en este ámbito es frecuente y permitido el intrusismo profesional, es decir, realización de informes psicológicos periciales y defensa de los mismos en Sala por profesionales que pertenecen a otro campo. Me refiero sobre todo a médicos forenses. ¿Se aceptaría un informe que yo como psicólogo efectuara sobre lesiones físicas o traumatismos?. Seguro que no, no obstante, sobre todo por desconocimiento en la materia, pero también por ética profesional no lo haría. Pues esta práctica es habitual por parte de algunos médicos forenses. Para muestra le invito a ver estos enlaces:  prácticas arriesgadas,  medicos forenses reconocen no estar preparadosatribución errónea de competenciasel COP denuncia ante el Ministerio de Justiciaescrito de denuncia. Logicamente, estos informes pueden ser objeto de análisis y discusión por parte de un psicólogo forense.

Las fases son: estudio pormenorizado del/los informes, realización del informe sobre los mismos ajustándose a criterios profesionales especializados y defensa del mismo en juicio oral si se considerase oportuno.

INFORMES COMPLEMENTARIOS. Cuando presentado ya algún informe en un procedimiento, se considera necesario analizarlo para complemantarlo al objeto de profundizar, argumentar o probar de forma más exhaustiva.